La alimentación y el cáncer

Norma Ortiz Nutrióloga especialista en Oncología de la Fundación Salvati

Por: Hercilia Ortiz

PUBLICIDAD

Durante esta enfermedad se deben realizar cambios en la alimentación que permitan llevar una vida saludable y con calidad.

La alimentación y el cáncer

Hay tres momentos que deben tomarse en cuenta relacionados con la nutrición; el primero es la prevención, pues 35% de los cánceres están ligados a la mala alimentación (consumo excesivo de grasas).

El segundo momento es durante el tratamiento del cáncer, en este período el paciente debe ser evaluado a nivel nutricional para determinar la mejor dieta para él.

Las dietas deben ser personalizadas, por ejemplo: si tenemos a una paciente con cáncer cervicouterino y con radiación, se retiran algunos alimentos (leguminosas y lácteos) de su dieta para evitar que tenga diarreas recurrentes.

Por otro lado, quien tendrá una cirugía para eliminar un tumor, debe llevar una dieta alta en proteínas para favorecer su recuperación. El tercer momento en que la nutrición oncológica actúa es el seguimiento.

Después el tratamiento, ¿qué comer?

Cuando el paciente termina con la quimioterapia o radioterapia, el acompañamiento nutricional debe continuar con la finalidad de que la paciente lleve un estilo de vida saludable, en el que mantenga un peso correcto.

No hay ningún alimento que genere la enfermedad o que la cure, por ello los pacientes con cáncer deben seguir una dieta equilibrada y adecuada a sus necesidades.

También lee:

10 alimentos contra el cáncer

PUBLICIDAD

10 reglas contra el cáncer

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD