Consejos para no ser una carga para tu familia

Por: Mariano Salinas

PUBLICIDAD

La Diabetes es una enfermedad que implica un cambio de vida. Por eso, algunas personas tienen miedo de que esa modificación los aleje del mundo y temen depender de los demás. Por ello aquí te damos algunos consejos para no ser una carga para tu familia. 

Consejos para no ser una carga para tu familia

En muchas ocasiones, cuando nos enfrentamos a una enfermedad como la Diabetes, nuestro principal miedo no tiene que ver con el padecimiento en sí, sino con convertirnos en una carga para nuestros seres queridos. Éste es un temor muy particular pues, si se analiza a consciencia, técnicamente está justificado.

La Diabetes es un padecimiento que implica una serie de cambios en nuestra vida y, por esta razón, no es raro que estos lleguen a impactar a la gente que nos rodea. Eso es algo cierto, y no podemos hacer nada para evitarlo.

Sin embargo, lo anterior no quiere decir, en ningún sentido, que estemos condenados a ser un lastre para nadie. Si llegamos a serlo o no, dependerá exclusivamente de nosotros mismos y de la actitud que tomemos frente al padecimiento y los cambios que éste conlleva.

Por esta razón, es necesario hacer una revisión de nuestros comportamientos, para no dejarnos vencer por el miedo a quedar aislados. Si lo hacemos, seguro que podremos lograr un estilo de vida satisfactorio, con excelentes relaciones personales.

Para tomar en cuenta

Sé responsable

Si queremos evitar ser una carga para otras personas, debemos hacernos responsables de nosotros mismos. Ser disciplinados a la hora de cuidarnos, llevar una vida saludable y no ponerse en riesgo, es la mejor forma que puede existir para quitarles preocupaciones a la gente que nos rodea. Si no lo hacemos, eso generará angustia en nuestro círculo cercano, lo que siempre termina en distanciamientos.

Acepta la Diabetes 

Aceptar nuestra realidad es de suma importancia. De nada sirve cuidarse si viviremos atrapados en quejas y lamentaciones. Claro que eso no significa que no podamos expresar enojo cuando nos sentimos mal. Pero, si esto se vuelve un hábito, empezaremos a provocar incomodidad en las personas que nos rodean, pues los estaremos convirtiendo en nuestro bote de basura.

No te aisles

Finalmente, nunca debemos alejar a nadie con el pretexto de no querer dar molestias. Si alguien se ofrece a hacernos una comida especial, o quiere ayudarnos de algún modo, es importante permitirlo. No debemos leer estos gestos como un acto que causa problemas, sino como una expresión de amor de aquellos que nos quieren.

El miedo a ser abandonados es natural en el ser humano. No está mal sentirlo de vez en cuando, pero tampoco podemos permitir que éste nos controle.

También lee: 

¿Por qué a mi me dio Diabetes?

PUBLICIDAD

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD