Por favor active javascript para visitar nuestro sitio.

Hígado graso y Diabetes

Compartir Nota

Por: Rosario Torres

PUBLICIDAD

Hígado graso y Diabetes tienen una estrecha relación pero puedes evitar esta combinación con acciones básica del cuidado de tu salud.

Hígado graso y Diabetes

Se le llama hígado graso no alcohólico o esteatosis hepática a una serie de múltiples y variadas afecciones en personas que beben muy poco o nada de alcohol y que manifiestan un cúmulo de grasa en este órgano.

PUBLICIDAD

Se presenta en diversos grados y es más frecuente en Occidente, por lo que se le relaciona con el estilo de vida.

En México, entre el 20 a 30% de la población presenta hígado graso y va de la mano con el índice de masa corporal (IMC) y el peso.

A más peso e IMC, mayor es el riesgo de tener esteatosis hepática, explica José Antonio Velarde, gastroenterólogo adscrito al Hospital Civil de Guadalajara.

Generalmente, si existe obesidad hay cierto grado de grasa en el hígado, afirma el especialista.

¿Cómo se relaciona con la Diabetes?

Una persona con resistencia a la insulina, como ocurre cuando se tiene Diabetes, tiende a desarrollar hígado graso.

Debido a la mayor cantidad de insulina que hay circulando en la sangre y que no puede ejercer su función normal.

Entre el 80 y 90 % de las personas con obesidad y Diabetes padecen hígado graso.

Los riesgos

El hígado ayuda a desintoxicar el cuerpo, cuando se sustituye el tejido normal por grasa se interrumpen funciones esenciales.

Y existe mayor riesgo de tener infecciones, problemas de coagulación, de eliminación de toxinas y de que aparezca cirrosis hepática.

La cual puede llevar a un cáncer de hígado, asociado a la acumulación de grasa.

Cuando se tiene Diabetes, ¿qué se puede hacer para proteger el hígado?

Muchas de las reacciones bioquímicas se llevan a cabo en el hígado, al evitar que se «recargue», se protege su salud.

Por ello, con un buen control de la Diabetes se propicia menos daño a este órgano.

Si tienes Diabetes, procura:

  • • Mantener la glucosa en niveles adecuados.
  • • Llevar una dieta saludable, lo más restringida posible en carbohidratos.
  • • Respetar tu tratamiento médico.
  • • Evitar consumir medicamentos innecesarios y alcohol.
  • • Buscar tener un peso saludable.

También lee:

9 cuidados para proteger tu hígado cuando tienes Diabetes

¡Cuidado con el hígado graso!

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD