¡Para vivir un poquito más libre!

Por: Nelly Flor

PUBLICIDAD

Es difícil encontrar la media entre querer ser una digna representante del gremio de la salud y no aburrirte con rollos y términos complejos de comprender, y no porque te subestime, sino porque siendo sincera, me pongo en tus zapatos y me imagino la escena completa del momento en el que te sientas frente al monitor en busca de información que cure.

Bajo esa consigna (esa de no marearte con un rollo), hoy en mi dulce vida, me propuse compartir contigo la experiencia a nivel de practicidad, que he tenido a lo largo de estos últimos veinte días que los de Abbott me permitieron probar el monitoreo continuo de glucosa. Lo que estoy por compartirte no lo hago como experta en el tema, sino como paciente que pertenece a la tasa de personas con diabetes tipo 1 en el mundo.

PUBLICIDAD

Para entender su funcionamiento de manera técnica te dejo la siguiente liga. Dale clic aquí.

Puedo presumir realmente que picarme los dedos es una actividad a la que ya me acostumbré, sin embargo si tuviera una lámpara mágica con un genio adentro, con los ojos cerrados y sin meditarlo, le pediría que me lo evitara, sobretodo en momentos específicos como cuando estoy en medio de una comida con personas que no me conocen; en un partido de ultimate frisbee o ayudando en un centro de acopio. Estos veinte días, ese genio ha sido para mi #Freestyle Libre, lo que no ha significado, decirle adiós a mi glucómetro convencional. Podría decir más bien, que han trabajado conmigo en equipo, y es que mi glucómetro convencional mide la glucosa capilar y Freestyle Libre mide la intersticial, lo que quiere decir que puede haber ligeras variaciones con el plasma (o sea en el atole que corre por mis venas).

Por otro lado, no podría decir que evitarme los piquetes y ser suuuuuper discreto, son las mayores ventaja del medidor continuo, también me ha dado la oportunidad de descargar las gráficas con los niveles de mi glucosa en sangre y otros datos que también me permite registrar, como la actividad física que realicé, así como la cantidad de carbohidratos que consumí tal o cual día; información que almacena durante 90 días, con lo que yo puedo bajar un informe detallado para mostrárselo a Héroe (mi endocrinólogo), lo que me ahorra tiempo y energía en la talachita de llevar un registro manual, y también me permite tomar el control en algunas decisiones de manera inteligente.

Aunque me gustaría que fuera más accesible (económicamente hablando) para todas las personas, o por lo menos para la mayoría que tenemos diabetes, realmente no podría decir que tiene desventajas o defectos. De hecho, con la mano derecha en el corazón, puedo jurar que #Frestyle Libre está siendo un gran amigo para mi.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD