¿Tu personaje es Victor Garber? Parte 2.

Por: Nelly Flor

PUBLICIDAD

En el post anterior, compartí la primera parte de un extracto del artículo que escribió Michelle Bois después de haber mantenido una interesante conversación con el actor Victor Garber, acerca de su experiencia como una persona que desde los 12 años de edad tiene diabetes tipo 1.

-Victor explica que él nunca ha ocultado su diabetes tipo 1 y le ha sorprendido que algunos compañeros de trabajo con timidez admitieron que también padecen la enfermedad. “Las personas sienten cierta vergüenza por padecer diabetes tipo 1, lo cual, ante todo, es inútil. Eso no ayuda porque mientras más puedes compartir tu experiencia con las demás personas, puedes extender aún más tu educación y te sientes menos solo”.

PUBLICIDAD

“¿Crees que eso ha cambiado desde que te diagnosticaron?”, le pregunté.

“Oh, sí”.

“¿Crees que las redes sociales han sido útiles?”

“Creo que esa es una de las cosas buenas de las redes sociales”, me dijo con naturalidad. Continuó explicando que se unió a Instagram solo para ser parte de la campaña “Living Beyond” de Beyond Type 1. “Quería salir y decir ‘Soy justo como ustedes, y estoy bien, y soy uno de los rostros —un rostro antiguo— de la diabetes tipo 1’”.

“Creo que lo que me intrigó sobre Beyond Type 1 es el hecho de que es una organización contemporánea, que está lidiando con las redes sociales de forma muy efectiva y más productiva que algunas de las otras organizaciones (cada una de las cuales es importante y maravillosa). Pero esto me resonó debido a la cantidad de chicos y jóvenes que están lidiando con ello, y estos chicos están en las redes sociales”. Añade que si vives en las áreas rurales, también tienes menos probabilidad de encontrar un grupo de apoyo, ya sea que tú sufras diabetes tipo 1 o que estés a cargo de cuidar a alguien que padece la enfermedad. Al referirse a una comunidad en línea, dice: “Podría ser una herramienta muy poderosa lidiar con alguna enfermedad”.

Cuando charlamos acerca de la tecnología, Victor se describió como una “persona de desarrollo tardío”, y optó por la bomba de insulina de forma tardía después de su diagnóstico. Ahora con un monitor continuo de glucosa, dice: “Sin duda hizo que mi vida, en especial mi vida errática, fuera más fácil de controlar”.

“He escuchado que eres aficionado de la meditación”, le dije, “para poder relajarte entre los agitados horarios de grabación”.

“Es algo que me ayuda a mantenerme enfocado y a recordar lo que es importante”, me dijo, “así no me quedo atrapado con los pormenores; bueno, las tonterías, en realidad”.

“Al meditar, me surge la noción de estar en el presente, en el momento y ser consciente sobre dónde estás cuando estás en ello”.

Palabras que tuvieron gran fuerza. Fue tan maravilloso y tan simple lo que dijo; a mi parecer, es el significado de la vida, con o sin diabetes.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD